Cuadro de texto: críticas: 
Escribir un poema

 

 

Teoría y práctica de la escritura de un poema

Manuel Rico

 

Libro atípico y necesario. No sólo para quien se sienta vocacionalmente poeta y quiera aprender los secretos de tan difícil disciplina, sino para aquellos que, ya sea como lectores o escritores de otros géneros, deseen convivir con los fantasmas y obsesiones que acechan al autor cuando se enfrenta al papel en blanco para escribir un poema. Eduardo García (São Paulo, 1965), autor que obtuvo en 1998, con No se trata de un juego, el Premio Juan Ramón Jiménez, ha volcado en este libro su experiencia creadora y la ha sistematizado. Pero, ojo, no estamos ante la mera exposición de un conjunto de técnicas literarias. Escribir un poema es también un extenso (y hasta cierto punto divertido) manual de convivencia apasionada con el poema.

 

Babelia, 21 de octubre de 2000

 

El oficio de poeta

Ángel Zapata

 

[…] Escribir un poema, de Eduardo García, es un libro donde un escritor –un poeta en este caso- se dirige de un modo cálido y asequible a otros escritores que empiezan. En qué consiste el trabajo de un poeta, qué tipo de actitudes y recursos intervienen en la elaboración del texto, cómo hace un poema para emocionar a sus lectores… toda la artesanía básica de la escritura poética es la materia de este libro: una obra enteramente inusual, donde el autor combina una brillante capacidad didáctica, con la comprensión y el amor hacia el oficio que derivan de una acreditada trayectoria artística.

Editado por Fuentetaja, Escribir un poema es a la vez un libro práctico, un excelente manual, y el texto donde un creador recorre de nuevo las etapas de su aprendizaje, y muestra así el lado vivo y experiencial presente siempre en la aventura poética. Una obra imprescindible, pues, para cualquier amante de la poesía; y un texto, sobre todo, donde el rigor y la destreza del didacta se convierten en el más firme apoyo al entusiasmo del artista. Un libro de verdad.

Muface 181, Invierno 2000

 

Escribir un poema

Vicente Luis Mora

 

Si digo que este manual de García es importante no es sólo por venir de quien viene, uno de los poetas jóvenes de más solidez artística, enriquecida por su condición de filósofo especialista en estética; sino por lo que dice, que no es sólo cómo escribir un poema, sino, sobre todo, cómo entender la poesía en estos tiempos. […]

En Escribir un poema Eduardo García huye, con grqn fortuna, de elegir tipos estéticos, tendencias, escuelas, planteamientos apriorísticos. No limita sus presupuestos, sólo pone ante los ojos de un presumible lector joven y aprendiz de poeta os pasos que va a tener que dar independientemente de su afinidad estética, para aprovechar las enseñanzas de los clásicos y eliminar en lo posible los errores o aprender de ellos. Por esta razón, y con un tú que quizá pueda epatar a lectores “mayores”, va presentando, entre el rigor y la confidencia personal, las innumerables siy¡tuaciones de crisis que va a tener que ir superando en la escritura del poema, aclarando y delimitando de un modo sintético os pasos de la redacción del mismo: Sedimentación, Escritura del borrador y Corrección; y todo ello siempre bajo la iluminadora mirada de un sabio consejo que le diera Fernando Quiñones: “lee mucho, escribe mucho y confía en ti”.

En cada paso, García alivia os falsos tópicos creados en torno a esta profesión, presentando de una forma natural y accesible su verdadera naturaleza, y planteando amena pero rigurosamente todas las posibilidades y variantes, incluso aquellas que él no practica como poeta. […] Y no es ésta de la imparcialidad la única virtud: la claridad, el enorme conocimiento de poéticas y métodos distintos, la elegancia de selección de citas, evitando las manidas escolares, el magnífico examen del correlato objetivo eliotiano, se unen a la enorme utilidad de sus consejos, que indican al joven poeta qué no debe hacer, y cómo evitarlo, poniéndole en el camino de la verdadera creación. […]

Un libro necesario para entender la poesía de hoy, la labor del poeta de hoy, la dificultad de ser un buen poeta y respetar las infinitas reglas de este arte, y, sobre todo, la exposición de fondo, entre líoneas y cediendo terrenos a otras voces, del planteamiento estético del propio autor, llamado a grandes cosas en nuestro panorama poético y teórico.

Ficciones, 2001

 

Una sugerente aventura

Jorge de Arco

 

[…] Es desde esa verdadera pasión por este complejo género, desde donde Eduardo García nos abre su corazón poético y derrama son sinceridad y elegancia todas aquellas destrezas, secretos, obstáculos, imágenes, sueños… que nuestra capacidad creadora deberá enfrentar a la mítica página en blanco. […] Con ejemplos certeros –en su mayoría de poetas contemporáneos- dedica también una parte a reseñar las figuras retóricas que aprendimos en uestra infancia. Metáforeas, sinestesias, anáforas, son propuestas aquí a modo de sutiles referencias para descubrir el valor incalculable que nos otorga la palabra y sus dulces formas y posibilidades.[…]

Quede pues la certeza de que la capacidad y la devoción de Eduardo García, a la hora de conjugar esta sugerente aventura, hará disfrutar y reflexionar a todos aquellos que saboreen con calma sus páginas.

 

Cádiz Información/Jerez Información/Arcos, 2 de agosto de 2000

 

Propuestas

S. M. B.

 

Eduardo García, poeta español, nos propone en el libro Escribir un poema, de Ediciones y Talleres de Escritura Creativa Fuentetaja, buena parte de la técnica literaria que necesita quien emprende la aventura de la palabra. Y lo hace desde su propia experiencia como creador. Si lo que quieres es escribir poesía, te pueden venir muy bien los consejos de Eduardo García.

 

El Mundo, 22 de junio de 2000

 

 

La naturaleza del artificio o la mecánica del verso

Pedro Ruiz Pérez

 

[…] Eduardo García va construyendo un relato, entre confesional y didáctico, cruzado de textos ajenos, de agudas y clarificadoras notas de lectura y, como de paso, observaciones y consejos que pueden ser de utilidad para cualquier aprendiz de poeta, no tanto para seguirlos al pie de la letra como para guiarle en la búsqueda de su propio camino.

El libro ofrece todo un arsenal expresivo que no se impone como coacción, sino que se presenta como repertorio de posibilidades que enriquecen al escritor. La diversidad se refuerza también mediante la amplia relación de autores a los que se cita y, sobre todo, de los que se incluye algún poema con un comentario pertinente, una nómina que no puede ser acusada de exclusivismos o prejuicios de escuela, al margen de una lógica hegemonía de los poetas del siglo XX, sólo rota por una excepción justificable, la de Góngora; junto a él Ezra Pound, Eliot, Claudio Rodríguez, Gil de Biedma, Brines, Dylan Thomas, Benítez Reyes, Pavese, Rilke, Valéry, Goethe y Baudelaire (semi-excepciones valiosas), Gottfried Benn, Ángel González, Girondo, Aleixandre, Juan Ramón, Pablo García Casado, Wallace Stevens, Lorca, Félix Grande, Miguel Hernández, Rosales, Salinas, Gamoneda, García Montero, Leopoldo María Panero Gimferrer o Neruda forman una constelación de poetas mayores en los que, individualmente o en conjunto, quien quiera iniciarse en poesía puede encontrar un completo catálogo de figuras y recursos, de procedimientos y técnicas para la composición de un texto. […]

Escribir un poema es también y antes que nada una apreciable guía sobre cómo leer un poema. Eduardo García nos recuerda que la comunicación poética es una moneda con dos caras, que se complementan y se exigen mutuamente. Sin duda, una de las lecciones básicas, entre otras muchas, que nos deja este texto de textos.

Alfinge, nº 14, 2002

 

 

Un magnífico poeta, Eduardo García, ha publicado un libro titulado Escribir un poema (2000) que puede resultar sumamente útil para preparar prácticas de intervención poética en el aula, con la ventaja de que el autor se ha planteado abordar no el después de la escritura, sino el antes y el durante, de manera que el profesor tiene ante sí la descripción del aprendizaje de la técnica y del trabajo que requiere la elaboración de un poema, revelando con precisión y de manera didáctica un repertorio básico de destrezas, de estrategias e incluso de secretos que suelen manejar los poetas: se describen los procesos de la creación que van desde la fase del borrador (el “mirar por primera vez” como punto de partida) hasta la fase de revisión final, pasando por la forma de construir la frase, por las técnicas de enfatizar la visibilidad de las imágenes, por las técnicas de construcción de metáforas o de la selección del adjetivo más exacto y adecuado.

 

Luis Sánchez Corral

Didáctica de la Lengua y la Literatura,

 Prentice Hall (Pearson Educación), Madrid, 2003

 

 

Intento de mostrar algunos de los pasadizos secretos en el arte de la creación poética, Escribir un poema es un asombroso ejercicio de paciencia gramatical y sintáctica, en un tono directo, actual, ameno y en muchas ocasiones con guiños fraternales que los jóvenes poetas no olvidarán.

 

Roberto Loya

El Día de Córdoba, 4 de febrero de 2001

 

 

La sensación de estar dialogando con un gran poeta que es capaz de bajar desde su Parnaso particular hasta los enmarañados bosques de la retórica, es una de las constantes de este libro donde Eduardo García, con una claridad que parece como llovida del cielo, consigue reinventar de nuevo el tópico “docere delectare”, el “enseñar deleitando”, tan querido de Horacio y por los clásicos. Uno de esos raros libros que hablan por sí solos.

 

David Torres

Faro de Vigo/ Diario de Mallorca, 25 de agosto de 2000

 

 

Eduardo García es autor de una excelente guía para poetas, a mi juicio la mejor que se ha escrito en España en las últimas décadas. Se llama Escribir un poema. Se publicó en Fuentetaja, una editorial madrileña que ha vuelto a reeditarla en vista de su lento pero inexorable goteo de lectores.

Escribir un poema es útil también para poetas experimentados, pues explica con sencillez las principales tendencias del siglo XX y da una serie de consejos muy certeros, siempre desde la perspectiva del escritor.

 

Arturo Tendero

El pueblo de Albacete, 16 de junio de 2004

 

◄◄volver | | anterior

 versión

 imprimible

Escribir un poema